A la luz de la puesta de sol

A la luz de la puesta de sol  brilla tu pelo niña.
¡Pide un deseo! y...
Haz que tu vida sea un reflejo del sol que te ilumina.
Bello y hermoso como la naturaleza viva.
Vive y sé feliz cada día de tu vida.
Dibujo realizado con Adobe Illustrator Draw y apple pincel.

A la luz de la puesta de sol brilla tu pelo niña.
¡Pide un deseo! y…
Haz que tu vida sea un reflejo del sol que te ilumina.
Bello y hermoso como la naturaleza viva.
Vive y sé feliz cada día de tu vida.
Autora: Puri Cid

Arlequin

En tu cara siempre una sonrisa.

tus ojos lágrimas disfrazan,

lamento de un ayer…

que no volverá mañana.

Clamor de sonrisas olvidadas,

nobleza y bondad regalas,

admiración a un mimo que se expresa sin palabras.

¡Arlequín! de sueños mágicos. 

En tu dolor siempre verás con premura,

los sueños de un niño con su tutú blanco,

Eres como la lluvia cuando danza con el viento.

Entre risas y recuerdos aletargados,

fantasía de una quimera ,

años gloriosos de estrellas,

de aplausos y sueños truncados.

¡Arlequín! Emanas ternura y belleza,

tu energía es tu fuerza de subsistencia.

¿Y de qué otro modo es el pasado?

No son más que recuerdos inventados para lastimar,

según sean los deseos del pequeño arlequín.

Un día, allá, en algún lugar…

donde el odio no pueda llegar,

volveremos recordar aquellos días, años, de tanta felicidad.

Puri Cid (Loedar)

La ventana

Puedes amarme, silabaria

Puedes amarme, silabaria,
y darme un beso sustantivo?
un diccionario es un sepulcro
o es un panal de miel cerrado?
en qué ventana me quedé
mirando el tiempo sepultado?
o lo que miro desde lejos
es lo que no he vivido aún?
Pablo Neruda.



Purpurina y su bebé Brillantina

Brillantina se acercaba con su mama Purpurina, al pequeño estanque para tomar un baño.

Iba muy alegre y contenta, porque al ser una tortuga de agua, le gustaba chapotear y dar vueltas en el estanque.

Su mama Purpurina le advertía de las precauciones que debía tener, al encontrarse sola, ya que era muy pequeña.

Mama Purpurina dejaba que Brillantina descubriera lo que iría aprendiendo a lo largo de su vida, pero de momento, no se alejaba mucho por si tenía que acudir en su ayuda.

Puri Cid.

Iba