Loedar/puricid

¡La búsqueda!

www.loedar.com-00426

Busco y busco sin parar de buscar…
En el cielo, en la tierra, y en el más allá.
Busco y busco sin parar de buscar…
Algo perdido en el tiempo…
¡Será el descanso o la felicidad!
¡O los sueños que ya no están!
Sueños perdidos en la oscuridad,
en el abismo de la soledad…
Tan solo queda el recuerdo,
de la felicidad compartida,
de los abrazos al anochecer,
de aquellos besos en la mañana.
Ya no voy seguir más,
dejaré que tú me encuentres,
cuando quieras tú buscar,
en la tierra, en el cielo,
en la inmensidad del universo.
Cansada de tanto buscar solo quiero vivir en paz…
Porque nada cansa más…
Que buscar lo que no existe ya.
Loedar.

Cuando el tiempo pase

www.loedar.com-00428

Cuando el tiempo pase… y los silencios ya no duelen,
las lágrimas se secan, como seca estará el alma.
El sendero lleno de maleza intransitable…
Los escritos borrosos por el paso del tiempo…
Las palabras desaparecen como un suspiro al aire.
Los recuerdos… solo serán recuerdos.
No habrá consuelo que repare el paso del tiempo,
tan solo quedaran cenizas, en una tierra quebrada por la sequía,
y con solo el recuerdo del tiempo.
Cuando el tiempo pase y tú me olvides…
En silencio vivirás en mí.
Porque en mis pensamientos todos los recuerdos…
Me hablarán de ti.
Loedar.

Eres la luz que guía mis pasos.

www.loedar.com-00429

La vida es hermosa gracias a ti,
los días son bellos cuando estás conmigo.
El amanecer a tu lado es como un sueño dorado.
Eres la luz que guía mis pasos por calles y caminos cruzados.
La noche con su cielo azul estrellado nos abraza con su manto iluminado,
nos susurra despacio el aire enamorado,
amándonos con pasión,
al ritmo de movimientos acompasados se unen nuestros cuerpos…
Sintiendo como el fuego del amor inunda nuestro interior…
Loedar.

¡Hoy aprendí!

www.loedar.com-00430

Que no hay que esperar nada de nadie.
Que el destino lo hacemos nosotros con nuestros actos.
Que nacemos con un camino marcado.
Que siempre hay una salida…
En nosotros mismos esta coger uno o el otro.
Dependiendo del que elegimos…
ese será nuestro destino.
Puede que no sea la mejor elección…
Puede que me equivoque…
Me pueden hacer daño…
Yo puedo dañar a otros…
Pero ese es mi destino…
Del que aprendí todo lo que sé, y soy ahora…
El ayer es pasado… el mañana futuro…
Por eso… mañana puede ser el primer día de una nueva vida.
Loedar.

Tan solo eres una fantasía

Praying with violin

Tu sonrisa me alegra los días,
tus ojos traspasan mi alma,
tus besos enjuagan mi agonía,
tus caricias iluminan mi vida.
Sé que no puedo tenerte,
que no eres una realidad,
solo en mis sueños existes…
Sé que no te merezco…
Que nunca me vas amar…
Pero… ¿Cómo voy olvidarte?
¿Cómo voy ignorarte?
Como te digo que en la noche me perteneces a mí…
De día eres como la espuma del mar que se desvanece como el respirar.
De rodillas, sobre mi guitarra entono una melodía para dejar de soñar.
Mi corazón te pertenece quiero tus besos,
el calor de tus abrazos…
Pero no puede ser…
Porque no existes…
Tan solo eres una fantasía.
Loedar.

 

 

Sola, ante la paz del mar

www.loedar.com-00441

En una pequeña playa, había unas rocas con formas curvas.
Parecían preparadas para descansar después de un largo paseo.
Mirando al infinito… donde el cielo y el mar se unen, como si solo fueran uno. Allí mismo me senté.
Mis ojos miraban el mar.
Mis pensamientos iban mucho más allá.
Note como unas lágrimas salían de mis ojos…
Resbalaban por mi cara…
Los recuerdos de aquella noche son confusos y vagos.
Solo sé que estuve al borde del abismo y la muerte.
Sola, ante la paz del mar…
Pienso en todo lo que paso en aquellos días…
En lo que provoco tal decisión…
¿Realmente quería irme?
¡No lo sé!
Solo quedan recuerdos confusos de ese tiempo…
Si recuerdo la paz que sentí cuando estaba dormida.
Una luz blanca y luminosa me llevaba hacia ella…
¡Y me sentía feliz!
¿Será ese el túnel que nos lleva al otro lado?
A ese lugar maravilloso donde no hay maldad.
Falsedad, envidias y guerras…
¡Ese lugar llamado Paraíso!
Loedar.

¿Cómo puede uno expresar tanto dolor sufrido?

www.loedar.com-00442

¿Cómo puede uno expresar tanto dolor sufrido?
Las largas noches sin dormir buscando un motivo de esta situación sin sentido. Los desvelos, las pesadillas, las lágrimas vertidas, los ¿Por qué? Los ¿Cómo se llegó a esto?
Y después de tantos años pasados, aun no tengo respuesta a estas preguntas que tantas y tantas noches no me dejaron dormir.
Los primeros años buscaba explicaciones, luego llegaron preguntas sin respuestas, el dolor de la ausencia…
Buscaba una solución, no me importaba pedir perdón, aunque no sabía ¿Por qué tenía que hacerlo?
Pero siempre me encontré las puertas cerradas.
Duele más el silencio que las palabras, aunque estas te hieran.
Sentí ganas de morir, no quería seguir viviendo esa pesadilla, lo puse en práctica… pero un ángel en forma de luz blanca intensa, me volvió a la tierra. Antes de irme tenía que sanar mis heridas.
Ha sido un proceso largo y doloroso, pero he aprendido mucho.
No debo apegarme demasiado a los sentimientos, tengo que ser más racional, no todo lo puedo controlar.
Pecar de ser demasiado protectora, querer hacerles un mundo perfecto para ellos…, que no sufrieran, que todo fuera como un cuento de hadas…
Eso no es posible, cada uno tiene su camino en la vida, y… de los errores se aprende, de las caídas aprendemos como levantarnos de nuevo.
Una de las heridas que atormentaba mi cabeza y me impedía quererla… era el resentimiento a una madre que no supo protegerme de momentos trágicos que marcaron toda mi vida.
Doy gracias a la vida y a Dios, por la oportunidad de sanar este vínculo y este amor a una madre.
En estos últimos meses hemos pasado tantas cosas juntas que nos ha unido, hemos llorado, hemos sufrido, y hemos burlado a la muerte, para poder curarnos, hoy sé que el día que te vayas, podre decir… ¡hasta pronto querida madre!
Un día nos encontraremos allá donde tu vayas y viviremos en el país de las hadas… pero mientras estés a mi lado reiremos y me enseñaras toda esa sabiduría que guardas en tu memoria, esa inteligencia que ni dos ictus han podido llevarse.
Loedar.

De luz a luz

Seguirte amando a pesar de las tormentas
Seguirte amando a pesar de haberte olvidado
Seguirte amando a pesar de los infortunios
Seguirte amando a pesar de ignorarme
Seguirte amando a pesar de la sombra oscura
Porque toda tú eres Luz…
Luz que te envío a raudales…
Luz que solo el amor de una madre lleva.
Esa Luz que un día te di al nacer…
Esa Luz que durante años solo tú poseías
Esa Luz que tantos días me regalabas…
Con tus sueños, tú alegría y solo tú y tu Luz.
Esa Luz volverá llenar tu corazón…
Esa Luz que solo tú sabes encender en mi corazón.
De Luz a Luz volveremos ser una sola a Luz.
Autora: Loedar
Autora de la foto: Adriana Madrid

La sombra

Como cada noche baje al café de la esquina, entré y ya había comenzado la tertulia, como de costumbre me acompañaba una buena taza de café, observando y escuchando nada atrajo mi atención.
Me tome el café a pequeños sorbos disfrutando del sabor y el aroma que penetraba en mi cuerpo haciéndome sentir el mayor de los placeres.
Hoy no pensaba participar en la tertulia, con lo cual tome mis últimos sorbos y me dispuse a marchar.
Era noche cerrada, las farolas daban poca luz, mismo parecía una noche de los años cuarenta cuando alumbraban con candiles a medio gas.
Me dirigí a mi casa, a escasos cien metros, de pronto sentí como que no estaba sola, algo se movía a mi compás, por el rabillo del ojo vi una sombra que jugaba a esconderse entre árbol y árbol de la estrecha acera, me produjo cierta inquietud y apresuré el paso, la sombra seguía el mismo compás que mis pisadas marcaban.
Llegué al portal intentando abrir la puerta apresuradamente, con lo las llaves se caen al suelo, me agacho a recogerlas, sintiendo un gran escalofrío en la nuca, cojo las llaves y abro la puerta lo más rápido posible, mi cuerpo temblando como una batidora de miedo, mis piernas fallaban como si de goma fueran.
Conseguí abrir la puerta y sin mirar atrás cerré de un portazo, creo le di con tanta fuerza que note como sonaba todo el edificio.
Una vez cerré la puerta y sin dejar de temblar, subí a mi casa y miré medió escondida tras los cristales, a hurtadillas, quería descubrir que o quien era aquella sombra, pero ya no veía nada, tan solo la noche jugando con las sombras de árboles y mobiliario urbano. aún dudosa de lo que había visto, me volví asomar tras los cristales, quería saber si la sombra seguía fuera, o todo fuera una broma de la noche jugando con luces y sombras.
La calle estaba en calma, nadie andaba por la calle a aquellas horas.
me dirigí a mi cuarto, me metí en cama, y cogí el libro que tenía en la mesilla de noche, me dispuse a leer y olvidarme de ese momento extraño que acababa de vivir, seguro que todo sería efecto de mi imaginación.
Loedar.

Tu cara dibuje

00920-loedart-manipulacion

Sobre una nube de algodón dibuje tu cara,
vino el viento y se la llevó.
Al rato llego el sol…
Con su luz hizo un camino hasta la orilla del mar,
allí dibuje tu cara en la arena,
pero vino una ola y la borro.
Tan solo quería recordar tu cara pero todo se difuminaba.
Entonces llego la luna,
al verme tan apenada dijo…
Te voy regalar luz para que la guardes en tu interior,
con esa luz podrás ver todo lo que desees,
pero no abras las puertas ni ventanas…
O te robaran…
La Luz de tu corazón.
Loedar.

Tengo rota el alma de quererte tanto

Sollozo de un Ángel

Tengo rota el alma de quererte en silencio.
Muda me he quedado de gritar tu nombre al viento.
Mis ojos ciegos de no ver tu cara, se abatieron.
Mis manos están dormidas de no sentir las tuyas.
Mis piernas paralizadas de no escuchar tus pisadas.
Mi cuerpo temblando de miedo por olvidar tus abrazos.
He quedado sin olfato buscando tu olor por todos lados.
Mi alma se ha quedado vacía, de tanto ver pasar el tiempo.
Loedar.

 

Extraños fantasmas

La Luz

Esta noche de luna llena, salgo pasear por el bosque.
No puedo oír tu voz, tan solo los alaridos de los cuervos.
Extraños fantasmas…
Uno se posa sobre mi mano.
Amante de la oscuridad.
Amigos de la soledad.
Los cuervos me acompañan.
Unas luciérnagas luminosas, tratan de acercarse, se asustan…
Ellas son luz y yo oscuridad.
Los cuervos las asustan.
Yo les pido no se alejen.
Dejarme ver en vuestra luz.
Que un día tuve vida y por miedo me cerré en oscuridad.
Loedar

¿Qué es la Navidad?

Cottage settlement in the New Year's Eve

Me pregunto muchas veces ¿Qué significado tienen estas fiestas?

Cuando era una niña me hacía ilusión, se juntaba la familia, los vecinos después de cenar nos visitabamos, andábamos unos en casas de los otros, cantábamos villancicos, no había más que un simple radio, pero la música si hacía falta la poníamos tarareando, no había regalos, el regalo era estar juntos y pasarlo bien ese día, eso era para mí la Navidad y cuando lo analizo, veo la felicidad en esa época.
Hoy la Navidad, es puramente comercial, no existe el sentido de estar en familia, pasamos días preparando la cena de nochebuena y la comida de navidad, nos sentamos a la mesa, engullimos el menú, se dan los regalos y ala… cada uno para su casa, eso es el mejor de los casos, porque claro hay que tener cuidado con las palabras que se dicen, no vaya ser que la nuera, el yerno, la novia… se sientan molestos porque has dicho una palabra que pueda sentarles mal. ¿Esta es la Navidad? Esto es una pantomima señores…
Quiero una Navidad con su propio sentido real, como no se puede retroceder en el tiempo, la Navidad ha dejado de existir.
Quisiera cerrar los ojos y dormir hasta el día ocho de enero, cuando ya no queden ni rastros de las comerciales navidades. No quiero regalos, esos me los compro yo… quiero, PAZ, AMOR, AMISTAD REAL, RESPETO, TOLERANCIA Y ACEPTACIÓN.

¡Ella es Alba!

¡Ella es Alba!
¡Ella es Alba!
A veces es tranquila.
Otras es un caos…
Ella lleva su sonrisa a todos lados.
A veces se desarma.
Otra se reinicia.
A veces se lastima.
Y otra te acaricia.
Ella es la tormenta.
Y también la calma.
Ella es diferente…
Puede ser la mente,
Puede ser el alma.
Ella es la noche,
Y también el alba.
Autora: Alba.

La despedida


¡La historia de Ella!
Pasaron siete años desde aquel último beso, aquel último abrazo, te despedías para no volver, estabas ciego y después de todos estés años sigues ciego. Los problemas hay que enfrentarse a ellos, huir es de cobardes, no aceptar la razón de los demás, es tener miedo de ser tú el que falla y no aceptar que no es blanco o negro, puede ser gris, por eso la vida nos regala la belleza de los colores, para tener diversidad de pensamientos y opiniones.No dar la oportunidad a tu oponente de rebatir tus razones de tan cruel decisión, es perverso.La vida es muy sabia, las verdades salen a la luz tarde o temprano, solo hay que tener paciencia y esperar, y ese día todos nos daremos cuenta de los años perdidos que nunca se podrán recuperar.Después de tanto tiempo ya nada será igual, todos cambiamos, maduramos, uno en ese tiempo se da cuenta que lo que era tan importante, ahora ya no lo es, coges otras prioridades, uno se hace más insensible, ya no eres aquella persona dispuesta a darlo todo por complacer, no antepones la felicidad de los demás como una prioridad, ahora la prioridad es uno mismo.Han sido tantos daños colaterales sufrido que si logras salir del pozo de tortura, es muy difícil volver a confiar. Llega un día en que uno mismo se sorprende de los sentimientos que a partir de ese día en que despiertas de esa pesadilla, cambias… Cambias la forma de pensar, llega la serenidad, darle el verdadero valor a la vida, la calma, la paz, el amor a uno mismo, empiezas a quererte, valorarte, y apartas la coraza que durante tantos años has llevado puesta, para dar paso a un nuevo ser que ha vuelto a nacer.Nacemos con una misión y un destino, nada podemos hacer para cambiarlo, podemos ser lo suficientemente valientes para aceptar y vivir felices, o podemos ser cobardes y esconder la cabeza para no ver, si es así, no sientes amor, respeto, admiración por esas personas que aun no siendo la prioridad de la vida, son las más importantes, porque sin ellas no estaríamos en el mundo.Después de todo este tiempo te das cuenta que la vida no tiene el mismo sentido, los problemas ya no te afectan igual, ya no te importa lo que la gente piense de ti, afrontas con valentía y calma los tropiezos, las zancadillas, incluso me atrevo a decir, te ríes de los que piensan que te están dañando, porque en realidad se están dañando a ellos mismos. Llegar a este punto en la vida es difícil, pero si lo consigues… sentirás el placer de haber vivido y la dicha de encontrar un sentido a todo.

Sofía quería soñar

Sofía quería soñar
Un hermoso día de otoño, Sofía se puso su vestido blanco con el que había vivido el mejor momento de su vida, el día que se casó con Mario.
Salió al campo que tenía delante de su casa, no había peligro, lo conocía con los ojos cerrados, allí pasó su infancia corriendo y jugando…
Había un muro que cerraba sus tierras, se sentó en el alto del muro admirando aquel campo dotado de tanta hermosura y su mente se suspendió en el aire soñando…
Aun se conservaba el árbol de las hojas rojas, ese que tanto le gustaba, a pesar que estaba perdiendo sus hojas, su belleza se apreciaba igualmente.
Encendió el candil, no porque oscureciera la noche, le gustaba ver las formas que dibujaba la luz jugando con la luna.
Corría un suave viento que hacia jugar las hojas revoloteando alrededor de Sofía, llegaron unas hermosos pájaros para cobijarse de la noche, los últimos ciervos se dejaban ver bajo el árbol.
Se dejó llevar por sus recuerdos y la paz de aquel lugar tan especial para ella. Soñaba con ser una princesa, como la de los cuentos de hadas, se quedaría dormida eternamente hasta que un bello príncipe la salvara del hechizo de una bruja malvada.
Quería soñar porque su vida real la llenaba de tristeza y añoranzas… hacia tan solo una semana que su amado Mario se había marchado a un largo viaje, del que nunca sabía si regresaría, ya que eran muchos los riesgos que corrían.
Mario era médico, le gustaba ayudar en los lugares de la tierra más desfavorecidos, cada año al llegar el otoño, cogía su maletín, un pequeño cargamento de víveres y medicinas, porque no les dejaban llevar mucho más, si llevaban más de lo estipulado, corría el riesgo de que le requisaran todo.
Eses lugares eran peligrosos, llenos de mafias y guerrilleros, les robaban la comida que llevaban a los pobres niños desnutridos, las medicinas que malamente les dejaban sin requisar, eso era muy importante para Mario, sin esos alimentos y medicamentos, no podría salvar las vidas de unos pocos, ya que era muy difícil llegar a todos.
Mario y su equipo  escondían como podían toda la mercancía, pero siempre dejaban algo fácil de ver, ya que sino revolverían todo, con el riesgo de que se lo llevaran y no les dejaran nada.
Este año era algo más especial, pues llevaban dinero para construir un hospital, eso les asustaba bastante, les hacía sentir miedo, sabían que si las guerrillas olfateaban ese dinero se quedarían sin nada y su proyecto no podría sacarlo adelante.
Lograron pasar los controles, con cierto nerviosismo y alegría interna.
Se encaminaron a recorrer los caminos con un jet y un camión más viejo que su abuela, pero lo que por allí se usaba, no había modernidades, solo pobreza y mucha riqueza para los poderosos, unos poderosos que lo tenían todo, y querían más, la gente de los poblados les temían, porque cuando se enfurecían mataban sin importarles si era niño o anciano, los despojaban de lo poco que poseían y les prendían fuego a sus cabañas.
Fue un largo viaje hasta llegar a su destino, por caminos llenos de fango y maleza, era un mundo donde no se conocían las carreteras.
Una vez instalados, al día siguiente comenzaron por revisar a la gente del lugar, medicarlos, vacunar a los niños y repartir la poca comida que habían podido llevar.
La gente del lugar que nada tenían, para ellos eso era un regalo del cielo…
Para Mario y su gente era lo más gratificante de su vida, ver aquellas sonrisas de los niños y el agradecimiento en los ojos de toda aquella gente.
Sofía no viajaba con Mario, él le decía que era muy peligroso para un hombre pero mucho más para las mujeres.
Ella lo amaba así como era, por su bondad y anhelo de ayudar a la gente.
Sofía siempre quedaba con miedo de no volverle a ver, y se refugiaba en sus sueños esperando su vuelta.
Por eso cada atardecer, se encaminaba al campo para soñar, añorando  verle avanzar por el sendero que llevaba a su casa, y la despertara del embrujo con un beso que la hiciera temblar de pasión por tenerle de nuevo entre sus brazos.

Loedar.

Donde habitan las mariposas

loedar-00936
Hay un mundo de fantasía, donde habitan las mariposas.
Con el suave movimiento de sus alas, siento como si una ligera danza me llevara.
Elevándome a las nubes, donde habitan los seres de armonía y felicidad.
Me subo a unas rocas queriendo alcanzar las mariposas, quiero seguirlas, quiero llegar a esas nubes, quiero vivir eternamente en ese mundo mágico, un mundo de luz que traspasa el alma.
Loedar

 

Extraños fantasmas

loedar-00935

Esta noche de luna llena. Salgo pasear por el bosque. No puedo oír tu voz.  Tan solo los alaridos de los cuervos. Extraños fantasmas… Uno se posa sobre mi mano. Amante de la oscuridad. Amigos de la soledad. Los cuervos me acompañan. Unas luciérnagas luminosas, tratan de acercarse, se asustan… Ellas son luz y yo oscuridad. Los cuervos las asustan. Yo les pido no se alejen. Dejarme ver en vuestra luz. Que un día tuve vida. Y por miedo me cerré en oscuridad.

Loedar

Tengo rota el alma

00146-loedart-relatos


Tengo rota el alma de quererte en silencio.
Muda me he quedado de gritar tu nombre al viento.
Mis ojos ciegos de no ver tu cara, se abatieron.
Mis manos están dormidas de no sentir las tuyas.
Mis piernas paralizadas de no escuchar tus pisadas.
Mi cuerpo temblando de miedo por olvidar tus abrazos.
He quedado sin olfato buscando tu olor por todos lados.
Mi alma se ha quedado vacía, de tanto ver pasar el tiempo.

Loedar

Hay ojos

00145-loedart-relatos
Hay ojos que miran llenos de penas.
Hay ojos que sueñan en la caricia de una almohada.
Hay ojos que llaman con su mirada.
Hay ojos que esperan ver lo que nunca llega.
Hay ojos que ríen pensando en tu mirada.
Hay ojos que lloran sin mostrar una lágrima.
Ojos que se esconden bajo una máscara.
Para que tú no veas su desesperanza.

Loedar

¡Un abrazo!

Cada cosa a su tiempo y un tiempo para cada cosa. Cuando las palabras no sirven y el silencio no es suficiente… Entonces… Es tiempo para ¡un abrazo!

 

Cuando te rompen el corazón

Cuando te rompen el corazón; el mundo se viene abajo, la vida no significa nada, los sueños se pierden, lo que antes era importante ya no sirve para nada, todo se derrumba a tu alrededor, tan solo deseas la muerte, porque será la única que te devuelva la paz.

 

 

 

 

¡Te perdono por todo!

Por el primer beso que me sacudió hasta el alma. Por hacerme volar cuando llegaste, por dejarme caer cuando te fuiste. Por haberme partido el corazón, y haberte librado de mí, sin mi consentimiento. Por si lees esto y decides volver. Por si alguna vez me necesitas… Por si aún me quieres… ¡Ya lo sabes! Te perdono por todo.

 

 

 

Loedar

Voces en la oscuridad

Esas voces que taladran mi cerebro rompiendo mi frágil corazón. Me encuentro en el fondo de una oscuridad inmensa, el llanto me impide respirar. Desesperada por huir de una tortura cruel, no puedo volar, tengo las alas rotas Cansada de sufrir pido sin descanso se vayan esa voces que torturan mi soledad. Fluye la sangre saliendo de mi pecho, no puedo dejar de llorar, mi vida no vale nada. No importa si vivo o muero ¡qué importa eso ya! Nadie sabe lo que yo he vivido, llevo esa carga tatuada en el alma. Voces maldita callaros, ya estoy sola en el frío de la oscuridad en la que me habéis sumergido. Todos quieren mancillar mi cuerpo, no vales nada dicen, estas muerta ya. Voces malditas silenciar vuestro cruel veneno que no aguanto más este tormento….

Loedar

 

Soñaré

Soñaré que te digo “te echo de menos” y de oírte decir “yo también” soñare tus ojos… Soñare tus manos frías junto las mías. Soñaré tus juegos infantiles… Soñaré con aquel niño… que cada noche venía a mi cama con su parchís bajo el brazo… Soñaré con tantos momentos compartidos… Será solo un sueño; pero mientras dure “seré feliz”. Porque así estas aquí.
Loedar

 

Sonrío porque es mi mejor arma

Sonrío no porque la vida me vaya mejor o peor, sonrío porque ya pasé bastante tiempo triste, ya me cansé de andar buscando culpables. sonrío porque es mi mejor arma, porque a pesar de tantas tragedias… mi corazón sigue latiendo con amor, a un ritmo lento pero siempre sincero. sonrío por mi, por lo que soy y porque lo merezco.

A %d blogueros les gusta esto: