Puri Cid

¡Vive!

Woman and sea beach

No espero nada de nadie,
esperar siempre duele.
Los problemas no son eternos,
siempre tienen solución.
Lo único que no se resuelve, es la muerte.
Por eso disfruta la vida, porque es muy corta,
Por eso, amala, sé feliz, y siempre sonríe.
Vive intensamente, y recuerda siempre…
Antes de discutir… respira.
Antes de hablar… escucha.
Antes de criticar… examínate.
Antes de escribir… piensa.
Antes de herir… siente.
Antes de rendirte… intenta.
Antes de morir… ¡vive!
Loedar.

¡Voces malditas!

www.loedar.com-000013

Esas voces que taladran mi cerebro,
rompiendo mi frágil corazón.
Me encuentro en el fondo de una oscuridad inmensa,
el llanto me impide respirar.
Desesperada por huir de una tortura cruel…
¡No puedo volar!
Tengo las alas rotas.
Cansada de sufrir, pido sin descanso,
se vayan esas voces que torturan mi soledad.
Fluye la sangre saliendo de mi pecho,
no puedo dejar de llorar,
mi vida no vale nada.
No importa si vivo o muero…
¡Que importa eso ya!
Nadie sabe lo que yo he vivido…
Llevo la carga tatuada en el alma.
¡Voces malditas, callaros!
Ya estoy sola en el frío de la oscuridad,
en la que me habéis sumergido.
Todos quieren mancillar mi cuerpo…
¡No valen nada!
dicen… Estas muerta ya.
¡Voces malditas!
silenciar vuestro cruel veneno…
no aguanto más este tormento.
Loedar.

La vida es una escuela

www.loedar.com-000012

La vida es una escuela desde que naces hasta que te mueres,
En uno está aprender y seguir adelante,
o vivir sin dejar huella.
Yo quiero dejar la mía,
en lo bueno y en lo malo…
No me arrepiento de lo que he dicho…
Me arrepiento de lo que no he dicho
No me arrepiento de lo que he hecho,
Me arrepiento de lo que no he hecho…
No me arrepiento de sobrevivir,
Me arrepiento de no vivir…
No me arrepiento de haber entregado mi vida…
Me arrepiento de no saber vivirla…
Ya nada tiene sentido,
después de lo vívido,
tan sólo sobrevivir.
Loedar.

Con los ojos de la luna

www.loedar.com-000011

Con los ojos de la luna mirando mi ventana,
te espero cada noche al lado de tu cama,
En mis sueños tú vienes a buscarme,
te acercas y me dices que ya nunca más vas a dejarme,
pero despierto y descubro la triste realidad,
tú no me quieres, tú ya no estás.
Loedar.

¡Muñequita!

www.loedar.com-00008

¡Muñequita! Llora todo lo que quieras llorar.
El llanto desahoga el corazón.
Expresa todas esas emociones que guardas dentro del alma.
Saca tu tristeza.
Si quieres llora toda la noche,
pero solo esta noche,
porque mañana te prometo será un día diferente,
lleno de luz y esperanza que invadirán tu cama
con cada rayo de sol que entre por tu ventana.
Loedar.

¡Será!

www.loedar.com-00007

Será!!!
Tus fuerzas son mayores que tus dudas.
Aunque tu mente esté confundida tu corazón siempre sabe la respuesta.
Con el tiempo, lo que hoy es difícil, mañana será una conquista.
Esfuérzate por lo que realmente te llene el alma.
Y ten la virtud de saber esperar
Porque todo lo que tiene que ser será.

Loedar.

La Montaña

www.loedar.com-00006

Elena salió a caminar por la pradera, donde había una montaña que desde niña soñaba que algún día podría llegar subirla, y así estar entre el cielo y la tierra, y contemplar la hermosa naturaleza que la vida nos regala.
Admiraba todo a su alrededor en su paseo, encontró un camino que llevaba a la cima de la montaña, sin pensarlo más, se propuso subir lo más alto que sus fuerzas alcanzarán.
Después de unas horas de tropiezos y arañazos de las ramas a su paso, consigue llegar a lo alto de la montaña.
Asombrada de todo lo que observaba, se sentó en una piedra, desde allí podía contemplar tanto el cielo con un azul intenso, como la inmensa ladera llena de colores de primavera.
Elena, que nunca había visto tanta belleza, se le saltaron dos lágrimas, que fueron posarse en la tierra, sorprendida, ve como dos ramas salen de donde sus lágrimas se posaran
Elena no entendía nada de lo que pasaba, se limitó a observar y esperar ver, que era aquello que con tanta fuerza se asomaba a la luz del día.
Era la tierra agradecida, por su visita inesperada, y le obsequiaba dos hermosas flores blancas, que salían de las ramas.
Nunca nadie había ido a la cima visitar a la montaña, nadie había subido, contemplar lo que la naturaleza nos regala…
Ese fue el regalo al esfuerzo de Elena por llegar a lo más alto de la montaña.
Loedar.

Si hoy fuera mi último día!

www.loedar.com-00005

¡Si hoy fuera mi último día!
Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir,
te abrazaría fuertemente para poder ser el guardián de tu alma.
Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta,
te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más.
Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz,
grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez.
Si supiera que estos serían los últimos minutos que te veo,
diría te quiero y no asumiría tontamente, que ya lo sabes.
Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad
para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco
y hoy es todo lo que nos queda,
me gustaría decirte cuánto te quiero y que nunca te olvidaré.
El mañana no está asegurado a nadie, seas joven o viejo.
Hoy puede ser la última vez que me veas.
Por eso no esperes más,
hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega,
seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo
para una sonrisa, un abrazo, un beso…
y que estuviste muy ocupado para concederle a alguien un último deseo.
Loedar.

Las sillas vacías

www.loedar.com-00004

Las sillas vacías.
Se acercan las Fiestas y empiezan los preparativos;
los regalos, la decoración,
el menú de la cena, el lugar donde reunirse,
aparece la pregunta inevitable;
¿Cuántos somos el 24?
y en la respuesta, aparecen, implícitamente, las “sillas vacías”
las personas que no están,
la persona que está lejos,
la que la vida llevó por otro camino,
la que eligió no estar,
la que se enemistó,
la que se llevó la muerte,
aparece la tristeza…
y las “sillas vacías” duelen…
necesito ese abrazo contenedor y prolongado que no va a llegar,
extraño tu sonrisa, los ojos se llenan de lágrimas, y duele…
Pero es la realidad, y la realidad hay que aceptarla.
Entonces suspiro hondo y giro la cabeza, veo las “sillas ocupadas”
son las personas que me aman, y sonrío.
Así es parte de la vida; pérdidas y ganancias,
así voy a brindar el 24, con lágrimas contenidas por las “sillas vacías”
y sonriendo desde el alma por las “sillas ocupadas”
feliz sí, feliz a pesar de la tristeza.
Porque ser feliz no es necesariamente estar alegre.
La alegría es una emoción pasajera
que termina cuando el buen momento finaliza.
La felicidad es otra cosa,
es un estado del alma,
ser feliz es estar en paz,
en paz sabiendo que estoy recorriendo el camino correcto,
el que coincide con el sentido de mi vida,
el de mis errores y triunfos,
con mis miedos y mi coraje,
mi camino, el que yo elegí.
Un camino en el que hice todo lo que pude y más,
por los que no están,
a los que me brinde incondicionalmente, a los que amé,
y por los que amo y con lo que tengo, procuraré ser feliz.
Posiblemente tu también tengas “Sillas Vacías” en tu mesa este año,
al igual que yo,
pero a pesar de los ausentes y con la dicha de los presentes,
te deseo un feliz y próspero año nuevo para ti y toda tu familia,
que sus anhelos se hagan realidad
que llegue a ti lo que tanto anhela tu corazón.
Disfruta de lo que tienes hoy
porque no todos tienen esa dicha.
Autor: Desconocido.

Heridas

portrait of beautiful sexy woman with luxurious curly hair

Cuan dichosa seria mi alma si tus alas cubrieran mi cama.
Mas mira mi corazón…
Como una rosa de cien hojas,
y en cada hoja una herida que vive pegada a otra.
Aunque deshojes la rosa,
heridas me quedan de sobra.
Deshoja que te deshoja…
El corazón romperá en cuanto sin hojas quedara.
Loedar.

¡Hijos!

www.loedar.com.00009

Bajo la luz de la luna, te espero…
Cada noche te doy paso en mis sueños.
Sumergida en los más bellos recuerdos.
Deseare siempre lo mejor para ti.
Aunque ello te lleve lejos de mí.
Desde aquí, pienso… los porqués, los no, y los sí.
Y de cuando tú del nido te supiste ir.
No olvides que sueño todos los días contigo, entre pensamientos clandestinos.
Llegará el día, en que volvamos abrazarnos en silencio… y mirándome a los ojos.
¡Sabrás, cuanto te quiero!
Loedar.

¡La historia de Mía!

www.loedar.com.000022

Cada mañana se miraba al espejo, observaba su cuerpo deseoso de una maternidad que no llegaba.
Se veía con su pequeña en brazos acariciando su piel…
Pero ese momento se hizo esperar en el tiempo…
Hubo momentos de noticias falsas…
Momentos de desilusión… de lágrimas…
Pero no perdía la esperanza, que un día… cuando ellos no pensaran…
llegaría la noticia más deseada, desde el día en que decidieron unir su amor…
¡Ese pedacito de cielo les sorprendería!
Ser padres era su más ardiente deseo…
Era como sellar su amor, su pasión, y todos sus sueños.
Mientras pasaban los días y su pequeña no llegaba…
Disfrutaban el uno del otro como dos enamorados que son.
Ella alegre risueña, dicharachera y ferviente enamorada de una bella niña “su ahijada” disfrutaba con locura de su amor y compañía, así pasaban los días más desapercibidos en esa angustiosa espera…
A veces se sumergían los dos en unos abrazos interminables, pensando… ¿Cuándo llegaría su pequeña?
Hacían planes, pidiendo ese día llegara pronto…
Hasta parís se fueron… por aquello de que los niños los trae la cigüeña de París…
Pasaban los días… los meses… y nada… su pequeña no llegaba.
No les fue fácil el camino de la espera…
Un día de verano, entre juegos y risas con sus amigos y ahijada, en la piscina disfrutaban,
¡De pronto! Algo les sorprendió… por encima de ellos volaba una hermosa cigüeña, haciendo círculos sobre ellos, parecía que se iba…
Pero no, la cigüeña volvía después de alzar el vuelo por encima de los árboles del campo, y pasaba y daba otra vuelta sobre sus cabezas.
Volvían las risas y la pregunta siempre era… ¿será por mí?
Después de varios minutos, la cigüeña se perdió entre árboles y montaña, alzando el vuelo hacia el hermoso cielo azul y soleado de un día de verano.
Pasaron los días, y todo quedo como una hermosa anécdota de un feliz día.
Pero… para sorpresa de todos, que ese día vivieron tan bella experiencia…
Un día llego por sorpresa la buena nueva…
su pequeña ya estaba camino a la vida, para gozo de sus padres que tanto soñaban con ella.
Todo quedo gravado en el pensamiento de ese día que les visito la cigüeña, ese fue el presagio de la buena nueva, les esperaba en breve cumplir su sueño…
A los pocos meses, al cumplir el tiempo en su vientre…
¡nació ella! ¡Mía!
Una hermosa niña para gozo de su amor, de sus sueños y la alegría de formar una familia.
Así crece la bella Mía  para dicha de sus padres, familia y amigos.
A esa cigüeña que un día nos visitó, le damos las gracias por ese regalo que nos dejó.
Loedar.

¡La búsqueda!

www.loedar.com-00426

Busco y busco sin parar de buscar…
En el cielo, en la tierra, y en el más allá.
Busco y busco sin parar de buscar…
Algo perdido en el tiempo…
¡Será el descanso o la felicidad!
¡O los sueños que ya no están!
Sueños perdidos en la oscuridad,
en el abismo de la soledad…
Tan solo queda el recuerdo,
de la felicidad compartida,
de los abrazos al anochecer,
de aquellos besos en la mañana.
Ya no voy seguir más,
dejaré que tú me encuentres,
cuando quieras tú buscar,
en la tierra, en el cielo,
en la inmensidad del universo.
Cansada de tanto buscar solo quiero vivir en paz…
Porque nada cansa más…
Que buscar lo que no existe ya.
Loedar.

Cuando el tiempo pase

www.loedar.com-00428

Cuando el tiempo pase… y los silencios ya no duelen,
las lágrimas se secan, como seca estará el alma.
El sendero lleno de maleza intransitable…
Los escritos borrosos por el paso del tiempo…
Las palabras desaparecen como un suspiro al aire.
Los recuerdos… solo serán recuerdos.
No habrá consuelo que repare el paso del tiempo,
tan solo quedaran cenizas, en una tierra quebrada por la sequía,
y con solo el recuerdo del tiempo.
Cuando el tiempo pase y tú me olvides…
En silencio vivirás en mí.
Porque en mis pensamientos todos los recuerdos…
Me hablarán de ti.
Loedar.

Eres la luz que guía mis pasos.

www.loedar.com-00429

La vida es hermosa gracias a ti,
los días son bellos cuando estás conmigo.
El amanecer a tu lado es como un sueño dorado.
Eres la luz que guía mis pasos por calles y caminos cruzados.
La noche con su cielo azul estrellado nos abraza con su manto iluminado,
nos susurra despacio el aire enamorado,
amándonos con pasión,
al ritmo de movimientos acompasados se unen nuestros cuerpos…
Sintiendo como el fuego del amor inunda nuestro interior…
Loedar.

¡Hoy aprendí!

www.loedar.com-00430

Que no hay que esperar nada de nadie.
Que el destino lo hacemos nosotros con nuestros actos.
Que nacemos con un camino marcado.
Que siempre hay una salida…
En nosotros mismos esta coger uno o el otro.
Dependiendo del que elegimos…
ese será nuestro destino.
Puede que no sea la mejor elección…
Puede que me equivoque…
Me pueden hacer daño…
Yo puedo dañar a otros…
Pero ese es mi destino…
Del que aprendí todo lo que sé, y soy ahora…
El ayer es pasado… el mañana futuro…
Por eso… mañana puede ser el primer día de una nueva vida.
Loedar.

Tan solo eres una fantasía

Praying with violin

Tu sonrisa me alegra los días,
tus ojos traspasan mi alma,
tus besos enjuagan mi agonía,
tus caricias iluminan mi vida.
Sé que no puedo tenerte,
que no eres una realidad,
solo en mis sueños existes…
Sé que no te merezco…
Que nunca me vas amar…
Pero… ¿Cómo voy olvidarte?
¿Cómo voy ignorarte?
Como te digo que en la noche me perteneces a mí…
De día eres como la espuma del mar que se desvanece como el respirar.
De rodillas, sobre mi guitarra entono una melodía para dejar de soñar.
Mi corazón te pertenece quiero tus besos,
el calor de tus abrazos…
Pero no puede ser…
Porque no existes…
Tan solo eres una fantasía.
Loedar.

 

 

Sola, ante la paz del mar

www.loedar.com-00441

En una pequeña playa, había unas rocas con formas curvas.
Parecían preparadas para descansar después de un largo paseo.
Mirando al infinito… donde el cielo y el mar se unen, como si solo fueran uno. Allí mismo me senté.
Mis ojos miraban el mar.
Mis pensamientos iban mucho más allá.
Note como unas lágrimas salían de mis ojos…
Resbalaban por mi cara…
Los recuerdos de aquella noche son confusos y vagos.
Solo sé que estuve al borde del abismo y la muerte.
Sola, ante la paz del mar…
Pienso en todo lo que paso en aquellos días…
En lo que provoco tal decisión…
¿Realmente quería irme?
¡No lo sé!
Solo quedan recuerdos confusos de ese tiempo…
Si recuerdo la paz que sentí cuando estaba dormida.
Una luz blanca y luminosa me llevaba hacia ella…
¡Y me sentía feliz!
¿Será ese el túnel que nos lleva al otro lado?
A ese lugar maravilloso donde no hay maldad.
Falsedad, envidias y guerras…
¡Ese lugar llamado Paraíso!
Loedar.

¿Cómo puede uno expresar tanto dolor sufrido?

www.loedar.com-00442

¿Cómo puede uno expresar tanto dolor sufrido?
Las largas noches sin dormir buscando un motivo de esta situación sin sentido. Los desvelos, las pesadillas, las lágrimas vertidas, los ¿Por qué? Los ¿Cómo se llegó a esto?
Y después de tantos años pasados, aun no tengo respuesta a estas preguntas que tantas y tantas noches no me dejaron dormir.
Los primeros años buscaba explicaciones, luego llegaron preguntas sin respuestas, el dolor de la ausencia…
Buscaba una solución, no me importaba pedir perdón, aunque no sabía ¿Por qué tenía que hacerlo?
Pero siempre me encontré las puertas cerradas.
Duele más el silencio que las palabras, aunque estas te hieran.
Sentí ganas de morir, no quería seguir viviendo esa pesadilla, lo puse en práctica… pero un ángel en forma de luz blanca intensa, me volvió a la tierra. Antes de irme tenía que sanar mis heridas.
Ha sido un proceso largo y doloroso, pero he aprendido mucho.
No debo apegarme demasiado a los sentimientos, tengo que ser más racional, no todo lo puedo controlar.
Pecar de ser demasiado protectora, querer hacerles un mundo perfecto para ellos…, que no sufrieran, que todo fuera como un cuento de hadas…
Eso no es posible, cada uno tiene su camino en la vida, y… de los errores se aprende, de las caídas aprendemos como levantarnos de nuevo.
Una de las heridas que atormentaba mi cabeza y me impedía quererla… era el resentimiento a una madre que no supo protegerme de momentos trágicos que marcaron toda mi vida.
Doy gracias a la vida y a Dios, por la oportunidad de sanar este vínculo y este amor a una madre.
En estos últimos meses hemos pasado tantas cosas juntas que nos ha unido, hemos llorado, hemos sufrido, y hemos burlado a la muerte, para poder curarnos, hoy sé que el día que te vayas, podre decir… ¡hasta pronto querida madre!
Un día nos encontraremos allá donde tu vayas y viviremos en el país de las hadas… pero mientras estés a mi lado reiremos y me enseñaras toda esa sabiduría que guardas en tu memoria, esa inteligencia que ni dos ictus han podido llevarse.
Loedar.

De luz a luz

Seguirte amando a pesar de las tormentas
Seguirte amando a pesar de haberte olvidado
Seguirte amando a pesar de los infortunios
Seguirte amando a pesar de ignorarme
Seguirte amando a pesar de la sombra oscura
Porque toda tú eres Luz…
Luz que te envío a raudales…
Luz que solo el amor de una madre lleva.
Esa Luz que un día te di al nacer…
Esa Luz que durante años solo tú poseías
Esa Luz que tantos días me regalabas…
Con tus sueños, tú alegría y solo tú y tu Luz.
Esa Luz volverá llenar tu corazón…
Esa Luz que solo tú sabes encender en mi corazón.
De Luz a Luz volveremos ser una sola a Luz.
Autora: Loedar
Autora de la foto: Adriana Madrid

La sombra

Como cada noche baje al café de la esquina, entré y ya había comenzado la tertulia, como de costumbre me acompañaba una buena taza de café, observando y escuchando nada atrajo mi atención.
Me tome el café a pequeños sorbos disfrutando del sabor y el aroma que penetraba en mi cuerpo haciéndome sentir el mayor de los placeres.
Hoy no pensaba participar en la tertulia, con lo cual tome mis últimos sorbos y me dispuse a marchar.
Era noche cerrada, las farolas daban poca luz, mismo parecía una noche de los años cuarenta cuando alumbraban con candiles a medio gas.
Me dirigí a mi casa, a escasos cien metros, de pronto sentí como que no estaba sola, algo se movía a mi compás, por el rabillo del ojo vi una sombra que jugaba a esconderse entre árbol y árbol de la estrecha acera, me produjo cierta inquietud y apresuré el paso, la sombra seguía el mismo compás que mis pisadas marcaban.
Llegué al portal intentando abrir la puerta apresuradamente, con lo las llaves se caen al suelo, me agacho a recogerlas, sintiendo un gran escalofrío en la nuca, cojo las llaves y abro la puerta lo más rápido posible, mi cuerpo temblando como una batidora de miedo, mis piernas fallaban como si de goma fueran.
Conseguí abrir la puerta y sin mirar atrás cerré de un portazo, creo le di con tanta fuerza que note como sonaba todo el edificio.
Una vez cerré la puerta y sin dejar de temblar, subí a mi casa y miré medió escondida tras los cristales, a hurtadillas, quería descubrir que o quien era aquella sombra, pero ya no veía nada, tan solo la noche jugando con las sombras de árboles y mobiliario urbano. aún dudosa de lo que había visto, me volví asomar tras los cristales, quería saber si la sombra seguía fuera, o todo fuera una broma de la noche jugando con luces y sombras.
La calle estaba en calma, nadie andaba por la calle a aquellas horas.
me dirigí a mi cuarto, me metí en cama, y cogí el libro que tenía en la mesilla de noche, me dispuse a leer y olvidarme de ese momento extraño que acababa de vivir, seguro que todo sería efecto de mi imaginación.
Loedar.

Tu cara dibuje

00920-loedart-manipulacion

Sobre una nube de algodón dibuje tu cara,
vino el viento y se la llevó.
Al rato llego el sol…
Con su luz hizo un camino hasta la orilla del mar,
allí dibuje tu cara en la arena,
pero vino una ola y la borro.
Tan solo quería recordar tu cara pero todo se difuminaba.
Entonces llego la luna,
al verme tan apenada dijo…
Te voy regalar luz para que la guardes en tu interior,
con esa luz podrás ver todo lo que desees,
pero no abras las puertas ni ventanas…
O te robaran…
La Luz de tu corazón.
Loedar.

Tengo rota el alma de quererte tanto

Sollozo de un Ángel

Tengo rota el alma de quererte en silencio.
Muda me he quedado de gritar tu nombre al viento.
Mis ojos ciegos de no ver tu cara, se abatieron.
Mis manos están dormidas de no sentir las tuyas.
Mis piernas paralizadas de no escuchar tus pisadas.
Mi cuerpo temblando de miedo por olvidar tus abrazos.
He quedado sin olfato buscando tu olor por todos lados.
Mi alma se ha quedado vacía, de tanto ver pasar el tiempo.
Loedar.

 

A %d blogueros les gusta esto: