Loedar/puricid

Solo basta un instante

34317571_2199895906911512_4828415849209528320_o

Solo basta un instante
para que un diluvio callado
levante piedras alrededor ..

Las alas se quiebran en el viento
y el vuelo se convierte
en un desgarrado grito
lleno de miradas
entre las sombras..

Las aves se detienen
para aprisionar el alma
que una vez…fue gaviota ..

Y sabes que es tu último aliento
intentando alcanzar
el abrazo que se queda vacio
detrás de la cortina
que encarcela palabras
y le hace morada…

…al más profundo de los silencios…

Autora: Adriana Madrid.

Allariz Orense

La Montaña

www.loedar.com-00006

Elena salió a caminar por la pradera, donde había una montaña que desde niña soñaba que algún día podría llegar subirla, y así estar entre el cielo y la tierra, y contemplar la hermosa naturaleza que la vida nos regala.
Admiraba todo a su alrededor en su paseo, encontró un camino que llevaba a la cima de la montaña, sin pensarlo más, se propuso subir lo más alto que sus fuerzas alcanzarán.
Después de unas horas de tropiezos y arañazos de las ramas a su paso, consigue llegar a lo alto de la montaña.
Asombrada de todo lo que observaba, se sentó en una piedra, desde allí podía contemplar tanto el cielo con un azul intenso, como la inmensa ladera llena de colores de primavera.
Elena, que nunca había visto tanta belleza, se le saltaron dos lágrimas, que fueron posarse en la tierra, sorprendida, ve como dos ramas salen de donde sus lágrimas se posaran
Elena no entendía nada de lo que pasaba, se limitó a observar y esperar ver, que era aquello que con tanta fuerza se asomaba a la luz del día.
Era la tierra agradecida, por su visita inesperada, y le obsequiaba dos hermosas flores blancas, que salían de las ramas.
Nunca nadie había ido a la cima visitar a la montaña, nadie había subido, contemplar lo que la naturaleza nos regala…
Ese fue el regalo al esfuerzo de Elena por llegar a lo más alto de la montaña.
Loedar.
A %d blogueros les gusta esto: